Morir desnudo


Siento el frío del metal acariciar mi rostro, y ansias de verme estallar en un mar de sangre que pinte de rojo mi última noche. El viejo revolver de mi padre, decidirá mi destino con un disparo.

La pregunta principal para este acto, encasillado por muchos moralistas como cobarde, es el porqué de mi futuro juicio ¿Por qué acabar con mi vida? La maldita explicación del demonio que me llevó a refugiarme en la esquina de mi habitación, totalmente desnudo, aullando misericordia a Dios por estar a punto de volarme los sesos con una bala de calibre treinta y ocho. Quisiera cerrar los ojos y poder olvidar. Pero aún lo veo a ese mal nacido, riendo con demencia mientras me empotraba contra la pared y me cogía como a su puta de turno, a golpes, humillándome hasta el punto de hacerme vomitar mi hombría. Hace una semana perdí la confianza y fe en el mundo. Hace una semana fui violado por un hombre sin rostro que entró a robar a mi casa y solo se llevó mis ganas de vivir.

Bésame, Cereza

— ¿Qué pasó, Cerecita? ¡Por qué estás llorando!

— El idiota de Pedro me terminó, es un cojudo. No le importo para nada. Me mandó al carajo porque le dije que hoy pensaba salir con mis amigas a tomar un café. Es tan celoso y posesivo. ¡Ya no quiero seguir así!

— Cere, no sé qué decirte…todos tus amigos ya te hemos advertido de ese tipo. Lo mejor que puedes hacer es salir con tus amigas como habías quedado, distraerte y tratar de no pensar en él.

— No, ya no quiero nada. Tan solo desaparecer —me contestó mi amiga entre lágrimas. Su voz se escuchaba entrecortada, por más que teníamos buena señal para hablar. Vencida. 

— Sabes qué, no soporto escucharte así. En mi casa no habrá nadie esta noche, mis padres se han ido de paseo. Ven y quédate a dormir como cuando éramos niños, prometo comprar mucho helado, películas estúpidas y una buena botella de vino. No pienso hacer qu
e la felicidad regrese a tu corazón en unas horas, pero sí que compartas tu tristeza conmigo. ¿Qué dices?

Horas antes de que un maldito acabara con mi dignidad, disfrutaba de una copa de vino con la mujer que había amado en secreto desde que tenía diez años. Karina Montes, Cereza para los amigos, es la ninfa que acaricia mis sueños con su belleza, con la añorada escena de besar sus labios. Si tan solo hubiese tenido el coraje de ir tras ella esa noche, otra sería mi historia.

— ¡No le contestes! ¡Vamos, Cereza! No seas tonta.

Karina agachó la mirada y salió de mi habitación para contestar la llamada. Al diablo las horas que habíamos pasado juntos. La promesa que me hizo hace diez minutos de olvidar a Pedro para siempre, había sido palabrería pura. Seguro una miserable briza de coraje tras la segunda copa de vino.

— Pedro está viniendo a recogerme —sentenció la mujer que amo, rompiéndome el corazón sin sospechar de su crimen.

—No hay palabras para describir lo equivocada que estás…

Mi oración no le hizo nada de gracia a mi amiga, su mirada empezó a echar chispas, disparándome su enojo a quemarropa.

— ¡Se supone que deberías apoyarme! ¿No eres mi mejor amigo?

En esos veinte minutos que Karina se había tardado hablando con Pedro, me había tomado tres copas de vino sin parar, ahogándome en el dulce sabor de mis penas. No estaba ebrio, sin embargo, ese mecanismo que usualmente impide que le confiese mi amor a Cereza, se había apagado.

— No me conformo con tu amistad —anuncié sin darle la cara.

— ¿A qué te refieres? —preguntó mi buena amiga después de tomarse algunos segundos, letales para la agonía que me carcomía.

— Estoy enamorado de ti, Karina. Te he amado desde que te conocí. No soporto que sigas con el infeliz de Pedro porque sé que no te hace feliz. Daría todo por ser yo el hombre que sea dueño de cada suspiro tuyo, de tus labios…Ya no puedo seguir así, fingiendo que puedo ser solo un amigo, cuando por dentro, mi alma no hace más que destilar amor por ti —expresé entre lágrimas, acercándome cada vez más a ella. Aspiraba besarla. Alcanzar el cielo con la miel de sus labios. Hacerle ver con esa muestra de amor, que puedo ser yo su príncipe azul.
 
Karina se quedó helada, sin reacción. No pude contenerme y le planté un gran beso en los labios. Sentí entrega en su respuesta. La apreté a mí mientras ella me cogía del cabello con pasión. Había una esperanza. Nuestros sentimientos se habían revelado. Mi gesto de amor había sido correspondido. Sin embargo, fue breve el sueño, Cereza dejó de besarme y partió de mi casa sin decirme adiós. Quería ir tras ella, detenerla, exigirle que me explique el porqué de su reacción. Pero me acobardé, mi miedo al rechazo hizo que no me atreviera a impedir que se vaya, que se encuentre con el imbécil de Pedro. Me conformé con ser el más patético de los perdedores. A sentirme en la gloria por haber sentido sus labios por un efímero instante, y a llorar en silencio por ser un perfecto cojonudo, con ausencia de pelotas para defender a la mujer que ama.

De pronto, escuché un ruido que provenía de mi habitación, en el segundo piso. Estaba bastante aturdido por todo lo que había ocurrido. Mi primera reacción fue contemplar la puerta principal de mi casa, aún estab   
a abierta así que decidí cerrarla. Subí lento las escaleras. En cada paso que daba, mi corazón palpitaba con más fuerza. Una extraña sensación invadió mi ser. De igual forma, no desistí y me dirigí a mi cuarto, donde finalmente me encontraría con mi verdugo, que, escondido entre las sombras, me tomó por sorpresa, golpeándome brutalmente con una especie de tubo de metal, hasta dejarme totalmente vulnerable para hacerme suyo, abusar de mí sin piedad, mientras con su aliento putrefacto, me susurraba al oído lo excitado que se encontraba. Su máscara de cuero negra, ceñida a su rostro era espantosa, deforme. Solo sus ojos saltones, brillaban en la oscuridad, aquella mirada siniestra que jamás podré olvidar.

La voz del ángel

Cierro los ojos. Respiro con fuerza mientras posiciono el arma en mi sien. Dispararé y acabaré con mi desdicha de una vez por todas. Las lágrimas no dejan de resbalar por mi mejilla. Me ahogo en mi llanto, quiero dejar de sufrir, de recordar al infeliz que abusó de mí sin piedad. Finalmente, disparo. Aún sigo con vida y no recibido ningún daño. La vieja arma al parecer se averió, la arrojo con furia al espejo de mi cómoda y empiezo a gritar, la desesperación invade mi ser por completo. Mis padres entran a la habitación, justo en ese instante acababan de llegar de su compromiso. Me abrazan e intentan tranquilizarme. Totalmente fuera de mí, convulsionando delirio y al borde del vómito, les confieso el motivo de mi intento de suicidio. “El infeliz que entró a la casa no solo me golpeó… Abusó de mí”.

Desperté, a duras penas podía abrir los ojos. Una borrosa silueta estaba sentada a mi lado. Postrado en mi cama, no podía moverme.

—Descansa, mi amor. Todo va a salir, bien. Ya lo verás.

La voz de mi madre me daba fuerzas. La escuchaba llorosa. No me podía dejar vencer. Ella creía en mí y sufría por la suerte que había tenido. Dios me daba aliento a través de sus palabras. Es tiempo de levantarme. No puedo morir sin que ese desgraciado pague su culpa.

En busca del verdugo

— Disculpa la demora. Tuve un contratiempo.

Cereza me saludó con un beso en la mejilla. Ya había pasado una semana desde que intenté quitarme la vida y ahora me encontraba en un Café de Miraflores, aceptando la invitación de mi buena amiga para conversar un rato. Después de varios días de no saber de ella, volvía a ponerse en contacto conmigo.

—No te preocupes, no tardaste demasiado —contesté con una sonrisa.

Fueron varios segundos los que pasamos en silencio. Tan solo nos limitábamos a compartir miradas.

— Terminé con Pedro para siempre la noche que me fui de tu casa. Sé que he desaparecido buen tiempo, pero me he sentido muy confundida. Desde que me dijiste todas esas cosas, que estabas enamorado de mí, Rodrigo…yo…

— Déjalo ahí, Cereza…

— Es que no me entiendes, no es que quiera rechazarte. Después de haberlo pensado mucho, creo que comparto ese sentimiento.

Mi corazón empezó a latir con fuerza. Quería besarla, tomarla de la mano y decirle lo mucho que he soñado con este momento, pero no podía, los recuerdos de esa noche infernal volvían a mi cabeza.

—Necesito de tu ayuda —expresé de golpe, expulsando mi mirada más sombría. 

— ¿De qué hablas? —preguntó Karina totalmente desconcertada. La posible esperanza de un café romántico, había sido arruinada por mi inesperado semblante.

—Sé que me conoce porque mientras me torturaba en algún momento me llamó por mi nombre. No he visto su rostro, pero podría reconocer su perversa mirada si la tuviese nuevamente sobre la mía. Cereza, quiero que me ayudes a encontrar al hombre que abusó de mí la noche en la que te confesé mi amor…

Comentarios

Entradas populares de este blog

La hora muerta: Capítulo II

La víctima de Noche

Voltea y bésame